CONSEJOS&DIETA/ Saca provecho a tu Cheat Meal y evita excesos. by Mitikofitness

xcheat-meal.jpg.pagespeed.ic.x8u7bJpFe0

Como la mayoría sabéis ya, la “comida trampa” o Cheat Meal consiste en saltarse la dieta y hacer una comida libre sin medir cantidades, ni calorías, ni alimentos prohibidos que se realiza con una periodicidad establecida según cada individuo y sus objetivos, como norma general se suele hacer una vez en semana. La comida trampa no solo es darse un capricho tras toda una semana de dieta estricta, sino que es un elemento más de la dieta que puede jugar a tu favor, en este post os quiero enseñar a cómo afrontar las comidas trampas y evitar cometer excesos.

Cuáles son los efectos/beneficios de realizar una Cheat Meal:

– Psicológicamente es un respiro a la rutina de hacer una dieta estricta, el darte un “capricho” a modo de recompensa por el sacrificio y el trabajo realizado, ayuda a afrontar con más positividad y motivación el continuar con tu dieta.

– Ayuda a controlar la ansiedad de dietas restrictivas e hipocalóricas. Algunos estudios sugieren que las personas que realizan un cheat meal semanal, controlan mejor las “tentaciones” a lo largo de la semana y abandonan menos el plan de dieta de los que no lo hacen.

– Aumenta los niveles de leptina, hormona que regula la sensación de apetito e interviene en el balance energético de nuestro organismo, favoreciendo que nuestro cuerpo queme más grasa.

– Existe una relación entre leptina y las hormonas tiroideas y estas a su vez están relacionadas con la velocidad de nuestro metabolismo. Por eso muchos afirman que “sorprender” al cuerpo con una ingesta inesperada puede dar un empuje al metabolismo y favorecer la termogénesis.

– Recarga del glucógeno muscular, cuando permanecemos a dieta hipocalórica durante un periodo de tiempo nuestro glucógeno muscular se ve afectado lo que puede provocar una falta de energía, sensación de apatía o cansancio, un cheat meal puede ayudarte a reponer los depósitos de glucógeno muscular y a “cargar las pilas”

cheat-meal-donuts-powerlifter-put-money-where-mouth-is-monster-garage-gym-0116141Como dije anteriormente, la Cheat Meal es en una comida en la que nos olvidamos de la dieta y comemos lo que nos apetece sin restricciones, ahora bien hay que aclarar que sólo es efectiva cuando hacemos dieta estricta y ejercicio de cierta intensidad con asiduidad.  Erróneamente muchas veces se entiende la cheat meal como comer hasta reventar y/o a ingerir cantidades ingentes de “comida basura”, pero no tiene por qué ser así necesariamente, simplemente puede consistir en salir a cenar por ahí y pedir lo que uno quiera, comer ese alimento prohibido que tanto te gusta, tomar un dulce, helado, etc,…  No necesariamente hay que ir a una cadena de restaurantes de comida rápida y comer hasta que no podamos más.

Por ejemplo, ahora que viene el buen tiempo una de mis comidas trampa preferida es juntarme con los amigos o familia y hacer una barbacoa, en principio muchos de los alimentos de los que tomo en una barbacoa son saludables, pero la diferencia es que no me corto en las cantidades o en acompañar la comida con salsas, comer pan, etc…

my-trainer-said-i-could-have-one-sliceLo recomendable para evitar cometer excesos, es planificar la comida trampa estratégicamente, normalmente puedes hacerte a la idea de cuando vas a cometer el “pecado” incluso muchas veces sabemos de antemano en que va a consistir, pues preparémonos para el momento! ¿Cómo? Pues bien si sabemos cuándo  vamos a hacer la comida trampa, en las comidas previas reducimos un poco la ingesta de hidratos de carbono (hasta un 25% dependiendo de lo “tramposa” que sea la cheat meal) esto es especialmente importante si cheat meal y rest day coinciden.

Si por el contrario si ese día entrenas, intenta que el entrenamiento sea posterior a la comida trampa, así podrás aprovecharte de ese aporte energético extra durante el entreno y quemarás algunas de las calorías de más ingeridas.

Por otro lado, terminada la comida libre, debemos volver a la dieta en la siguiente comida, y evitar cometer el error de convertir la comida trampa en “día trampa”;  siguiendo estos pasos no es necesario preocuparse por hacer un chet meal.

Ahora bien ¿qué pasa si nos dejamos llevar por la ansiedad y comemos cantidades exageradas o si empiezas con una comida trampa y después continúas el resto del día picoteando o comiendo mal  y termina siendo un “día trampa”? No te preocupes, el mal ya está hecho, no te sientas mal, ahora toca asumir los hechos y “compensar” los excesos.

Aquí os dejo algunos consejos a seguir después de un cheat meal copioso, que deberemos seguir en mayor o menor grado según el grado de abuso que hayamos cometido:

  • Retomar la dieta en la siguiente comida y dependiendo del “pecado” cometido reducimos (reducir, no eliminar) la ingesta de hidratos de carbono durante uno o dos días. Sustituyendo la porción de hidratos que dejamos de ingerir por vegetales y verduras ricos en fibra que te ayudaran a mantener los niveles de insulina estables y a eliminar el exceso de alimentos de tu organismo.
  • Beber agua, las comidas trampa suelen ser muy condimentadas, con altas dosis de sodio y grasas lo cual hace que retengas líquidos, beber agua te ayudara a eliminar esa retención hídrica.
  • El próximo día de entrenamiento, debemos a aprovechar que tenemos los depósitos de glucógeno muscular a tope, y vamos a sacarle partido, ¡mete una marcha más!… ¡dale un poco más de intensidad a tu entreno!
  • Haz cardio los días posteriores al exceso. ¿No te tocaba cardio? Pues hazlo. ¿Si te tocaba? Pues añade un poco más, bien aumentando el tiempo de ejercicio cardiovascular que te correspondía o añadiendo una sesión extra como por ejemplo, realizando un poco cardio en ayunas al día siguiente a la comida trampa.

Siguiendo estos consejos conseguiremos minimizar los “daños” de habernos pasado con la comida trampa, ahora bien lo que tampoco podemos hacer es abusar cada semana y luego seguir estos pasos, porque eso dificultaría enormemente alcanzar nuestro objetivo y frenaría mucho nuestro progreso, lo suyo es hacer un cheat meal sensato, sin abusar y utilizar esos consejos cuando no pudimos controlar la voracidad, sin convertirlo en algo habitual.

Por último decir que la cheat meal no es algo de obligatorio cumplimiento, es decir no es necesario que lo hagamos todas las semanas, de hecho yo en etapas de definición lo hago cada quince días o incluso más, y también es importante saber que para que la comida trampa aporta fisiológicamente mayor beneficios cuanto más bajo sea nuestro porcentaje de grasa corporal y cuando llevamos un tiempo a dieta estricta.

Así que ya sabéis… A disfrutar vuestra de comida libre, pero con cabeza!!