RECETA/ Salsas fit




¿Quién no come ensaladas alguna vez a la semana, tanto de hojas verdes, como de frutas, de pasta, de patata…?; y más ahora con la llegada del buen tiempo parace que apetecen más. Pues para hacer de tus ensaladas platos más sabrosos pero saludables, te presento tres ideas de salsas muy fáciles para cada tipo de ensalada.

Salsa de tahini y sirope de ágave

El tahini es una pasta de sésamo que se utiliza sobre todo en la cocina oriental, ingrediente principal del hummus, rica en ácidos grasos esenciales, vitaminas y minerales, sobre todo calcio. Si se combina con sirope de ágave natural, jugo vegetal de una planta llamada ágave, rico en vitaminas y con un bajo índice glucémico, el resultado es una salsa de sabor más bien dulce que dará ese “toque” a tus ensaladas. Los dos ingredientes pueden encontrarse en la actualidad en cualquier gran superficie, teniendo en cuenta que sean productos naturales, sin ningún tipo de aditivo.

SALSA 1

Recomiendo esta salsa con tus ensaladas de pasta.

Preparación para una ración: mezclar en la misma proporción una cucharada de cada ingrediente de unos 7.5 gramos. Si prefieres la salsa más líquida se puede añadir un poquito de agua o zumo de limón.

Salsa/aliño de lima, vinagre de manzana y orégano

Se trata de un aliño más tradicional pero con el toque ácido de la lima y con las propiedades del vinagre de manzana. El vinagre de manzana, entre otras propiedades, ayuda contra el estreñimiento, “desintoxica” el hígado, puede prevenir infecciones urinarias, contribuye a la reducción del colesterol “malo”, regula la tensión arterial, puede aliviar dolores articulares y musculares y contiene gran cantidad de vitaminas y minerales; eso sí, como ocurre con todos los alimentos, siempre que sea vinagre de manzana natural, que se puede encontrar actualmente y muchos grandes supermercados.

SALSA 2

Este aliño lo recomiendo con tus ensaladas de hojas verdes.

Preparación para una ración: mezclar el zumo de una lima pequeña junto con una cucharada sopera de vinagre de manzana y media cucharadita de orégano.

Salsa de mostaza, aguacate y tomate

Esta es una salsa algo más consistente que nos aportará ácidos grasos saludables provenientes del aguacate, vitaminas y minerales del tomate y las propiedades de la mostaza, entre las que se encuentran: efectos antioxidantes, gran contenido en vitamina C, magnesio, fosforo, potasio y calcio.

En los supermercados puedes encontrarte con gran cantidad de marcas de mostaza. Hay que tener cuidado y leer bien los ingredientes para elegir la salsa de mostaza que no contenga azúcares ni otros aditivos, como por ejemplo la mostaza dijon natural, con semillas de mostaza.

SALSA 3

Recomiendo esta salsa sobre todo con tus ensaladas de patata por ejemplo.

Preparación para una ración: mezclamos medio aguacate maduro, una cucharada sopera de tomate natural triturado y una cucharada de unos 7.5 gramos de mostaza. Si preferimos una salsa espesa, solo haría falta remover bien todos los ingredientes, en cambio, si preferimos una salsa más líquida, podemos triturarlo con una batidora.




Autora: Alba Sierra Medina @myfitnesschaos