PSICOLOGÍA/ El deporte y sus valores




Valores1

El gimnasio es un gran aliado en muchas situaciones de nuestro día a día y acaba siendo, para la mayoría de nosotros, un espacio donde desconectar y encontrarse con uno mismo. De hecho, el deporte acaba siendo una terapia para nosotros, hecho que mucha gente no es capaz de entender. Pero, además de todo eso, el deporte en general es también una de las mejores vías para la socialización.

Para poder entender bien como actúa el deporte en este proceso primero debemos saber qué es. Socializarnos implica formar parte plenamente de una sociedad, abrirse a otras personas y aprender de los otros. Es un proceso que se da al largo de toda la vida pero adquiere su mayor importancia en la infancia, cuando se está configurando la personalidad del individuo.

En el contexto deportivo podemos encontrar múltiples interacciones sociales, ya sean con un entrenador, con un compañero de equipo o con rivales. Cada persona con la que interactúa le transmitirá unos valores, tanto físicos como sociales, que ayudaran a forjar su personalidad.

El entrenador, instructor o enseñante acaba siendo un modelo y referente para los deportistas. Por otro lado, tanto compañeros como rivales enseñaran a los niños los valores que le ayudaran a aprender las normas que rigen la sociedad. Pero, lo más importante es que aprenden a respetar a las personas, ayudarlas cuando lo necesitan y pedir permiso y perdón cuando sea necesario. Y todo esto, lo hace el deporte.

Mediante el deporte podemos adquirir diversos tipos de valores. Según Gutiérrez (2005) podemos distinguir entre:

  • Valores sociales: son los que nos ayudaran a mantener buenas relaciones sociales. Dentro de este grupo encontramos el respeto, la participación y cooperación, pertenencia a un grupo, trabajo en equipo o expresión de sentimientos, entre otros.
  • Valores personales: son las normas que forman parte de cada persona y que guiarán su comportamiento y su estilo de vida. Entre ellos podemos destacar la humildad, juego limpio, habilidad, diversión, autoconocimiento, creatividad, autodisciplina o juego limpio (fairplay).

Estos valores pueden ser o bien extrínsecos o intrínsecos. Los primeros están determinados por nuestra cultura mientras que los segundos son aquellos inherentes a la práctica deportiva.

Valores2

 

Se debe tener en cuenta que se trasmiten en el deporte o bien a través de ellos pero para que esto suceda es muy importante potenciar diversos aspectos que forman parte de las interacciones sociales, como el diálogo para solucionar los conflictos, la participación de todos los integrantes del grupo en la toma de decisiones o promover el respeto y aceptación de las diferencias individuales. La práctica deportiva también debe potenciar la autonomía personal de los individuos  y fomentar su autoconocimiento. A todo esto se debe añadir el hecho de que la actividad deportiva debe ser vista como un escenario de aprendizaje de conductas y hábitos donde aprovechar el fracaso y la victoria como elemento educativo.

De todos modos, como señalan Ruíz y Cabrera (2004), la socialización mediante la práctica deportiva debe tener en cuenta las características y circunstancias de los deportistas y entrenadores así como el contexto en el que se desarrolla el deporte. De este modo, se pueden generar unas pautas y directrices precisas que fomenten el potencial que tiene la práctica deportiva.

Así pues, el deporte no es sólo bueno a nivel físico si no también tiene repercusiones muy importantes en el desarrollo de nuestra salud mental, aspecto a tener en cuenta a la hora de empezar una disciplina deportiva.

Sin título

Elaborado por: Carmina Llongueras y Esther Martín

@caarmiina y @chicaplim