PSICOLOGÍA/ Deporte y salud mental en la tercera edad




Es impactante saber que el sedentarismo es hoy por hoy la causa más prevalente de muerte en el mundo. Así que, aunque durante nuestra vida hayamos sido más sedentarios que activos, siempre es buen momento para iniciar la práctica deportiva y con ella tener un estilo de vida más saludable.

Abril2

La actividad física regular ayuda a prevenir enfermedades crónico-degenerativas en la tercera edad. La fuerza muscular que puede dar el ejercicio físico mantiene a la población con una buena independencia y autonomía. Cosa que ayuda al nivel mental de esta, mejorando la autoestima y la imagen corporal propia. Además, se disminuye la ansiedad provocada por la falta de actividad en la rutina diaria.

El simple hecho de hacer actividades aeróbicas como caminar en grupo, hacer yoga, baile o hidrogimnasia, ayuda a la socialización con la gente de la misma edad y se evita así el aislamiento que muchos mayores sufren cuando llegan a cierta edad. Ese aislamiento puede llevar a la depresión en muchas ocasiones.

abril3

A nivel neuropsicológico, estudios evidencian que el proceso cognitivo es más rápido y más eficiente en individuos físicamente activos por mecanismos directos cómo la mejora de la circulación cerebral, alteración en la síntesis y degradación de neurotransmisores; y mecanismos indirectos como: disminución de la presión arterial, disminución de los niveles de colesterol malo (LDL) en el plasma, disminución de los niveles de triglicéridos e inhibición de la agregación plaquetaria1.

Además, hay que tener siempre presente que hacer deporte favorece la liberación de endorfinas, sustancias involucradas en el bienestar emocional y la felicidad. Estar bien y feliz con uno mismo, ayuda a estar bien con todo aquello que nos rodea.

Abril1

Aun así se debe tener en cuenta que la actividad física en personas mayores no afecta igual que en jóvenes, ya que hay más factores de riesgo. Estos deben ser controlados para evitar posibles lesiones o efectos adversos, sobre todo si hay riesgo cardiovascular u osteoporosis. Como regla general, es conveniente que el medico evalúe previamente el historial médico y recomiende aquella actividad física que más se ajuste a la persona.




Referencias bibliográficas

  1. SPIRDUSO,W. Physical Dimensions of Aging. Hunan Kinetics, Champaign, 1995. 28. YAN, J. Tai Chi Practice Improves Senior Citizens’ Balance and Arm Movement Control. Journal of Aging and Physical Activity, 6: 271-284, 1998.

Autoras: Carmina Llongueras @caarmiina y Esther Martín @chicaplim