NUTRICIÓN/ Proteínas, ¿las conoces bien?




“Necesito, al menos, 2g proteína/kg de peso al día si quiero ganar masa muscular”. “Como quiero adelgazar comeré solo proteínas”. “Si tomas mucha proteína, destrozarás el hígado”. “Comer mucha proteína no es malo”. “Necesito más proteína porque estoy cansado/a”…

dieta hiperproteica

Ya sea en gimnasios, consultas o en una charla entre dos seguidores del fitness, cualquiera ha oído en algún momento alguna de estas célebres frases que deambulan entre los más “entendidos” de este mundillo. Y es que todos hemos entrado por primera vez a un gimnasio como novatos y nos han contado que una dieta basada en carne, huevos y batidos de proteína son la fórmula mágica para conseguir esa tan buscada por muchos ganancia muscular.

Pero, en realidad, ¿qué tiene de verdad y de falso todo lo que llegamos a escuchar por ahí?

En primer lugar, debemos saber que el cuerpo necesita un aporte suficiente de proteínas para evitar síntomas tales como: pérdida de peso y desgaste muscular, crecimiento y desarrollo retardado, tristeza, irritabilidad y apatía, desarrollo de úlceras, problemas cutáneos o debilidad del sistema inmune.

Ahora bien, sé que más de uno al leer cualquiera de los síntomas indicados se ha ido corriendo a ampliar esa larga lista de la compra con pechugas de pollo o claras de huevo. Y sí, hoy dedico este post especialmente a todos los aficionados de las dietas hiperproteicas que llevan impreso el lema “cuanto más, mejor”.

dieta hiperproteica3

El cuerpo está continuamente sintetizando la proteína de los tejidos a la vez que la degrada. Por ello, nuestra dieta ha de aportar al menos esa cantidad de proteínas degradadas para mantener el equilibrio nitrogenado. Cuando el balance nitrogenado es positivo, es decir, cuando la ingesta es mayor que las pérdidas, se producen procesos de incremento de masa o regeneración de tejidos. Sin embargo, la cantidad de proteínas ingeridas es exclusiva para cada persona y varía dependiendo de la actividad física y el tipo de deporte que realicemos.




SEGUIR LEYENDO (NEXT)