NUTRICIÓN PARA NIÑOS/ Mi hijo no me come

Como-hacer-la-comida-para-tu-bebe-2

‘’MI HIJO NO ME COME’’





A menudo tendemos a juzgar a aquellas familias que dan a sus hijos alimentos no demasiado saludables y les acusamos de irresponsables, sin pararnos a pensar que quizás esos padres han llegado a un punto en el que están tan desesperados que no saben qué hacer. No todo el mundo tiene la suerte de tener un niño que quiera probarlo todo y que disfrute con la mayoría de los platos; de hecho, hay niños, como era mi caso, que no quieren probar nada por miedo a que no les guste. Recuerdo a mi madre diciéndome: ‘’Sonia, pruébalo que te lo juro que está bueno’’, y yo solo de pensar que podía meterme algo en la boca que me causara una sensación desagradable, sentía un escalofrío por todo el cuerpo. No era cuestión de que fuera comida saludable o chatarra, sino de probar algo que no tenía claro a qué sabía (para que os hagáis una idea, ¡¡¡Me comí mi primer plato de macarrones a los 10 años!!!).

Ante una situación como esta, el miedo a que la criatura no coma hace que las familias accedan a darle lo que sea con tal de que pruebe bocado, sin tener en consideración la calidad nutricional del alimento. Si el niño no ha comido, pero quiere un donut, se le da un donut, si pide unas galletas, se le dan galletas, y así todas las veces que haga falta, sobre todo en los casos de padres primerizos, los cuales suelen sentirse inexpertos y vivir todo con más dramatismo del que tocaría.

¿Qué hacer pues, si tu hijo es de los que cada vez que le acercas la cuchara gira la cara y cierra la boca? En la calma está la clave. Roma no se construyó en un día, así que si tratas de hacer que coma todo lo que no ha comido nunca de la noche a la mañana, no vas a conseguir nada. Apuesta por un cambio progresivo:

no me come 2

  • Fase 1: el 70% – 30% 

Le dejarás a tu hijo la libertad de elegir los platos que desee sin pensar en si son lo mejor para él o no. A cambio, el deberá aceptar una condición: tú elegirás la bebida y los postres de todas las comidas, así como el snack de media mañana.

  • Fase 2: el 50% – 50%

Tú seguirás eligiendo las bebidas, los postres y el snack de media mañana, pero ahora también estipularás el primer plato del medio día y de la noche. A cambio, él podrá elegir el segundo plato y la merienda.

  • Fase 3: el 30% – 70%




Tú elegirás todo el menú, pero le darás el privilegio de poder escoger los postres de la comida y la cena, así como algún capricho en la merienda (una chocolatina, una golosina…) después de haberse comido lo que tú hayas decidido.


Tras haber pasado por estos estadios, tu hijo llevará una alimentación mucho más sana sin haberse dado ni cuenta, creyendo que él es quien decide. Eso le hará sentirse importante y reforzará su autoestima, de modo que no hay razón para que si te identificas con la situación que describo en la primera parte del post, no pruebes esta estrategia y pongas en marcha tu #objetivopadreFIT #objetivomadreFIT. Confiamos en ti!

Autora: Sonia Exposito @esarckson