NUTRICIÓN/ La importancia de las proteínas para adelgazar.

Imagen

Un consumo adecuado de proteína promueve el mantenimiento y el crecimiento de la masa muscular, lo que resulta en un aumento de la tasas metabólicas. La proteína además promueve la sensación de saciedad y su digestión requiere un mayor gasto energético que otro tipo de nutrientes por su efecto termogénico. Todos estos factores explican el motivo por el cual consumir proteínas en una cantidad correcta o algo más elevada de lo normal puede ayudarnos a promover la pérdida de peso.

Imagen

1. Las proteínas tienen un gran poder saciante

Estudios en animales y humanos indican que consumir proteína, en comparación con los hidratos de carbono y grasa, promueve fuertes sensaciones de saciedad y suprime la ingesta de alimentos en la siguiente comida. Un estudio llevado por un equipo de científicos franceses demostró que un conjunto de señales moleculares que conectan el intestino y el cerebro son las que generan la sensación de saciedad en organismo. En el estudio comprobaron que los alimentos ricos en proteínas  tenían un papel clave en este mecanismo.

Durante la digestión, los alimentos se desglosan en sustancias más simples para ser absorbidas por el organismo, dando lugar a la gluconeogénesis (formación de glucosa, “el combustible” de las células.). Esta es percibida por los receptores de glucosa de la vena porta, cerca del intestino, que se encargan de envían un mensaje al cerebro que hace que la sensación de hambre desaparezca. Gilles Mithieux, una investigadora de la Universidad de Lyon, descubrió el mecanismo por el que el cerebro envía la señal del comienzo de la gluconeogénesis.

Después de ingerir un alimento rico en proteínas, las moléculas derivadas de su digestión son liberadas al torrente sanguíneo y bloquean los receptores opioides mu que están en las paredes de la vena porta. Después, estos receptores lanzan una señal ascendente al cerebro, que responde con otra señal hacia el intestino eimpulsa la gluconeogénesis.

Los alimentos altos en proteína además se mueven lentamente a través del estómago en su camino hacia el intestino y crea una sensación de llenado durante períodos más largos, lo que evita el hambre. Sabiendo que las proteínas producen un mayor efecto saciante que otro tipo de nutriente, debemos de utilizar de manera óptima esta estrategia dietética. Por ello, se recomienda consumir realizar 5 comidas al día y añadir proteínas ha cada una de ellas para mantener la sensación de plenitud durante todo el día.

Imagen

2. Más masa muscular = Más gasto energético

Cuando queremos perder grasa, siempre pensamos en llevar a cabo una dieta baja en calorías y realizar ejercicio físico. Esta puede ser una buena estrategia porque gracias a ese déficit energético conseguiremos perderemos grasa, pero tiene una lado negativo, y es que podemos correr el riesgo de no proporcionarle al organismo las sucientes proteínas y por lo tanto perder nuestra masa muscular. Hay que tener en cuenta que durante el proceso de pérdida de grasa, la masa muscular magra es susceptible al catabolismo o la degradación del músculo para el uso de energía, sobre todo cuando se produce la privación de hidratos de carbono.

Preservar la masa muscular o aumentarla con una rutina de ejercicios anaeróbicos es algo imprescindible para perder grasa. El músculo es el tejido más metabólicamente activo que posee el organismo aunque nos encontremos en reposo, 450g de tejido muscular consume hasta 50 calorías diarias. Por ello cuanto más músculo tengamos será mejor porque más calorías diarias seremos capaces de quemar.

A pesar de que hagamos un régimen dietético donde reduzcamos las calorías, debemos asegurar que la ingesta de proteínas quede cubierta proporcionando al organismo una media de 1,2-1,5g de proteínas por Kg de peso corporal.

Muchas veces, las personas que inician una rutina de ejercicios anaeróbicos para perder grasa se desmotivan porque no ven resultados en la báscula. Pero coger peso en lugar de perderlo es algo normal ya que es una señal de que estamos aumentando nuestros músculos. El músculo es más denso que la grasa por ello las personas que son realmente musculosas a menudo pesan más de lo que piensas ya que sus cuerpos están densamente llenos de una gran cantidad de peso muscular concentrados en un pequeño volumen.

3. Las proteínas estimulan el desarrollo muscular

Proporcionar a tu cuerpo un suministro constante de proteínas durante todo el día es esencial para obtener un crecimiento muscular óptimo. Los amino ácidos son las unidades básicas de las proteínas, y los esenciales son los que nuestro cuerpo no puede sintetizar razón por la cual se deben obtener de la dieta. En este sentido solo las proteínas de origen animal y la soya aportan todos los amino ácidos esenciales, razón por la cual se les llama proteínas “completas”.

Sin un aporte correcto de aminoácidos, sería imposible desarrollar, reparar o mantener el tejido muscular. Tener una cantidad suficiente de aminoácidos pondrá a tu organismo en un balance positivo de nitrógeno, o un estado anabólico lo que a su vez te permitirá construir el músculo.  Sin embargo, se ha demostrado que para promover el estímulo de formación de músculo, no basta con que la proteína sea completa.

Se ha visto como solo ciertas proteínas completas son eficientes en lograr el estímulo de formación de masa muscular. Aparentemente esto se debe a la cantidad del aminoácido leucina, que parece ser el detonante de la síntesis de músculo. Por lo tanto, para mantener el estímulo de desarrollo de músculo, más que la cantidad total de proteína, lo importante es consumir de forma regular fuentes de proteína que aporten al menos 3 gramos de leucina, cada 4 a 6 horas.

Más cantidad o con más frecuencia no ha demostrado ser ventajoso.

4. Las proteínas necesitan más energía para ser digeridas que otros nutrientes

En el proceso de digestión de los alimentos, tu cuerpo quema calorías. Esto se denomina el “efecto termogénico de los alimentos.” Ciertos tipos de alimentos son más difíciles de digerir y requiere más trabajo por su cuerpo para romperlos.

Las proteínas son moléculas complejas que digerir y necesitan de más recursos que otros nutrientes para ser digeridos. lo que significa que su cuerpo genera calor y quema calorías simplemente por el hecho de consumirlas.

Mientras que las grasas y los carbohidratos pueden necesitar de un 10-15% de la energía de la comida para poder digerirse, las proteínas requieren  un  25% del gasto energético de una comida para poder digerirse

Fuente del articulo: HSNstore.com