NUTRICIÓN/ El Cuerpo Humano, La Máquina Perfecta.

vivir-sinorganos--647x330

Sólo una máquina perfecta es capaz de realizar tantos procesos al mismo tiempo como los que realiza el cuerpo humano. Desde que somos embriones hasta el momento de morir (descomposición incluida) somos una serie de procedimientos, rutas y un sinfín de mecanismos que se integran unos a otros con el fin de cumplir un objetivo en concreto. Obviamente, todos los procesos biológicos dentro de nuestro organismo se llevarán a cabo dentro de unas condiciones adecuadas y sin ninguna patología que impida que se realicen. Sí, el cuerpo humano es una obra de ingeniería perfecta pero también requiere un mantenimiento, mantenimiento diario. A qué me refiero con mantenimiento diario: 1/3 del día para poder descansar, unos 30 minutos de actividad física y sobretodo una adecuada alimentación.

La alimentación representa una pieza fundamental a la hora del mantenimiento de esa máquina perfecta y la realización de todos los procesos bioquímicos necesarios para la vida. Un ejemplo bastante claro es cuando llega aquel tercio del día que mencioné destinado a nuestro descanso. En este tercio, el cuerpo entra en autonomía de vuelo o piloto automático. Aunque el cuerpo ejerza un estado autónomo de funcionamiento, el riñón no va a parar de filtrar, los pulmones de expandirse y el corazón no va a dejar de latir. La mítica frase ‘el desayuno es la comida más importante del día’ viene en parte para reponer los nutrientes necesarios que fueron consumidos durante 8 horas de sueño continuado y también para brindarnos la energía y nutrientes necesarios para afrontar las 16 horas que nos quedan por delante.

Debemos tener en cuenta que todos tenemos una máquina perfecta en nuestra posesión y ésta irá disminuyendo su eficacia a medida que nuestro equilibrio nutricional se vaya orientando tanto a los defectos nutricionales como a los excesos. Se pueden evitar estas circunstancias al tener una noción de alimentación correcta y sin cometer el error de visualizar los alimentos que tenemos a nuestro alcance como ‘buenos’ o ‘malos’. Debemos ver nuestra alimentación como un todo, de forma global y completa. Si la alimentación completa está balanceada y adecuada a nuestro perfil, el cuerpo lo notará y realizará de manera más eficiente todas y cada una de sus funciones.

robotica

Las poblaciones cada día se acercan un poco más a un abismo de enfermedades relacionadas con el patrón alimentario que practican día a día. Poblaciones que no se preocupan en cumplir 8 horas de sueño, una alimentación remotamente adecuada y ni hablar de 30 de minutos de actividad física. Estos tres aspectos siempre se pueden compaginar y llevar a cabo teniendo un poco de organización entre nuestra rutina diaria y el tiempo que nos lleve realizar dicho mantenimiento.

José Alejandro De Freitas Luna

Instagram-> @defreitas243

**Google images