CONSEJOS/ Yo elegí una vida sana




Aún recuerdo aquellos primeros años de universidad en Madrid cuando con tanto estrés entre clases y trabajos tiraba de lo primero que pillaba para comer: el camino fácil. ¿Y qué era el camino fácil? Donuts, chocolatinas…en definitiva bollería industrial y todo tipo de alimentos procesados que me aportaban cualquier cosa salvo algo positivo.

Por aquel entonces me regalaron unas zapatillas, sí, las primeras zapatillas con casi 20 años. Y un día sin quererlo y con el sol abrasador de Madrid en verano decidí probar una nueva pista que habían abierto cerca de mi casa.

IMG_0925

Sin darme cuenta había dado una vuelta caminando (la pista era circular, de 1,2 kilómetros) y entonces, con la motivación que trasmitía toda la gente que estaba allí corriendo pensé ¿por qué no intentarlo?

Unos minutos corriendo, otros caminando. Y así hasta 5 kilómetros. Y ese día cambié el chip. Tras unos cuantos días más intentándolo decidí que había llegado el momento de comenzar a correr pero sobre todo de cuidarme más, de cambiar mis hábitos alimenticios en favor de una vida más sana.

Opté por pedir ayuda a un profesional y el nutricionista me ayudó a bajar algo de peso pero sobre todo me enseñó a identificar aquellos alimentos que eran más beneficiosos para mi salud y cuáles debía desechar. Os podéis hacer una idea de cuáles eran aquellos que no debía ni tocar…sí, aquellos con los que me había estado alimentando en las largas noches de trabajo en la universidad.

IMG_3350

Han pasado más de 10 años y mi vida sigue siendo sana, cada día un poquito más. Me alimento de forma saludable cada día sin dejar de lado alguna que otra caña con los amigos, aquellas que forman parte de la vida.

Llevo a mis espaldas sendas medias maratones de asfalto y montaña, un maratón de montaña, decenas de carreras de 10 kilómetros y he perdido la cuenta de cuantas fueron de 5.

Supongo que podría decir aquella frase de “si se quiere, se puede” y aunque suene a tópico y muchas personas, más de las que pensamos se quejen a menudo del “no tengo tiempo”, realmente SÍ SE PUEDE  . Solo es cuestión de voluntad, de proponérselo pero sobre todo, de QUERERLO.

IMG_9719

Y tú, ¿ya formas parte de un estilo de vida más saludable?

Autora: Irene Garrido Paton www.garridopaton.com