CONSEJOS/ Quiérete más cada día




¿Le dirías a alguien algo como “gordo” o “no veas como te has puesto“? Seguro que te parece un disparate y que no lo harías jamás, pero entonces ¿por qué te lo haces a ti mismo? ¿Por qué eres tan cruel y no te comprendes? Yo soy la primera que defiende un estilo de vida saludable, y que sé que la comida insana no es buena nunca, pero a la misma vez soy consciente de que en la vida de una persona hay etapas, y que no siempre puedes exigirte el 10, a menos que el fitness sea tu trabajo.

art 2.1

Tal vez haya épocas en las que tengas mucha faena y no puedas ir al gym tanto como te gustaría, ocasiones en las que no te dé tiempo de prepararte el tupper o sencillamente tengas 0 ganas, etc. ¡No te mortifiques! Intenta salir a correr o con la bici el fin de semana, mantente activo en tu día a día (sube por las escaleras en lugar de por el ascensor, haz los desplazamientos cortos andando y no en coche, etc.), elige las mejores opciones del menú y ve haciendo, sin prisa pero sin pausa. ¿Que no vas a progresar como con 5 entrenos semanales, 7 días de dieta a rajatabla y 8 horas de sueño diarias? ¡Por supuesto que no! Pero lo importante es encontrar el equilibrio y sentirse bien día a día siendo consciente que unos días serán mejores que otros.

 

art 2.3

Hazte una lista de prioridades y objetivos. ¿Hasta dónde quieres llevar a tu cuerpo? ¿Después de cuántas cosas está eso en tu lista de prioridades? ¿Crees que lo que buscas va acorde con la importancia que le estás dando en el total de tu vida? Si es así perfecto, pero si no, deberás elegir: o pasa por delante de otras prioridades, o te relajas en tu objetivo. Pero ¿Qué es lo que suele pasar llegado este momento? Pues que te acuerdas de que Fulanito trabajaba, estudiaba, iba al gym, hacía dieta y tenía un humor genial. Vale, ese era Fulanito, pero es que tú eres tú!!! Además seguro que Fulanito también tiene sus épocas menos “on fire”, pero no las enseña porque eso no mola, pero ahí estás tú, mega hundido porque no eres capaz de hacer lo que hace o hacía él, diciéndote a ti mismo que eres un ‘’flojo’’.

¿Qué quiero decir con todo esto? Pues que no te tienes que comparar con nadie, que no tienes que pedirte imposibles ni ser cruel contigo y que tienes que aprender a marcarte metas realistas y a luchar por conseguirlas con una sonrisa en la cara. El fitness tiene que completarte, no amargarte.

art 2.2

“Si sin el fitness eres feliz, pero con él lo eres más, es una relación saludable”

Autora: Sonia Exposito @esarckson