CONSEJOS/ ¿Por qué fruta en vez de zumo?




Se recomiendan tres piezas de fruta al día, sin embargo mucha gente tiene la duda de si una de estas puede ser en forma de zumo y equivaldría a la fruta. Bien, como ya os imagináis no son cosas equivalentes, si no, no lanzaría la pregunta. Vamos a ver por qué.

*google images

*google images

Al exprimir una fruta nos quedamos solamente con un jugo azucarado de esta, y perdemos otros componentes interesantes de la fruta como la fibra. Esta fibra hace que el azúcar de la fruta se absorba de manera lenta en nuestra sangre, por lo que no debemos preocuparnos de ella al tomarnos la fruta entera.

Sin embargo, un zumo de fruta es fundamentalmente una solución azucarada, con otros componentes más, sí, como vitaminas, minerales… Pero al final, es una solución azucarada, y este azúcar al haber perdido la matriz de la fruta se absorbe de manera muy rápida, creándonos un pico de glucosa en sangre.

Es por ello que no es recomendable tomar de manera habitual zumos de fruta.

*google images

*google images

Por otra parte, la fibra de la fruta que perdemos es de gran interés para nuestra microbiota intestinal, ya que actúa como un prebiótico, es decir sirve de alimento para los microbios que viven en simbiosis con nosotros en nuestro intestino, debemos alimentar y cuidar nuestra microbiota intestinal, cuanto más sana este mejor salud nos repercutirá esta.

Además, beber zumos no nos sacia, al contrario que la fruta, es por ello que podemos bebernos zumos de varias frutas a la vez, pero no tomarnos estas frutas enteras de golpe, ya que nos saciarían demasiado.

Así que, al no saciarnos seguiremos comiendo después con hambre, si tomásemos la versión de la fruta entera controlaremos mejor nuestro apetito.

*google images

*google images

En conclusión, beber un zumo nunca puede ser igual a tomar una pieza de fruta entera, las recomendaciones de tres piezas de fruta al día se refiere a fruta entera, los zumos no equivaldrán a estas, puesto que no tienen el mismo efecto en nuestro organismo.




Autora: Cristina Blanco Dietista-Nutricionista @saludentumesa