CONSEJOS/ Dieta: ¿calidad o cantidad?




Cuando decidimos llevar a cabo una dieta para bajar peso, nos solemos fijar en la cantidad de energía (calorías) que consumimos sin fijarnos en la calidad de esos alimentos.

Uno de los cambios que se suele hacer es sustituir productos procesados tales como galletas, cereales y bebidas azucaradas por sus versiones light. Con ello, sólo reducimos la cantidad de grasa saturada que llevaba el producto original. Por el contrario estos cambio nos aportan más cantidad de azúcares y conservantes además de menor cantidad de proteína y fibra.

cosas-light-400x339

Es clave entender que no es lo mismo consumir productos procesados (aunque estos sean light) que productos naturales. Las consecuencias que conlleva el hábito de tomar productos Light, hace que sea mas difícil llegar a nuestros objetivos y por dicha causa, abandonar nuestro empeño.

La mayoría de los alimentos ultra-procesados son alimentos muy densos, es decir, pequeñas cantidades de estos alimentos nos aportan altas dosis de energía. Otro factor relevante de los alimentos ultra-procesados es que estos no producen saciedad, por lo que se tiende a comer pequeñas cantidades de manera recurrente en un mismo día.

Otro aspecto a tener en cuenta, es que la falta de saciedad repercute a la baja en la intensidad y duración del ejercicio físico, sintiéndose el cuerpo con hambre constantemente. En este caso, la práctica del deporte es ESENCIAL durante una dieta , tanto para reducir el porcentaje de grasa corporal como para AUMENTAR o mantener la cantidad de músculo.

Processed with VSCO with c1 preset

Así pues, es posible que con dietas de este tipo se pierda peso a corto plazo, mayoritariamente peso relacionado con la masa muscular. Sin embargo, al volver a subir de peso pasado un tiempo, se producirá un cambio en el porcentaje de grasa corporal, aumentando de manera significativa.

Desde nuestro punto de vista, una dieta basada en productos procesados, representa una pérdida de tiempo y dinero, desanimando a las personas a intentar seguir dietas hipocalóricas. La solución se encuentra mejorando los hábitos saludables, eliminando los productos procesados e incorporando alimentos como la fruta, verdura, frutos secos… De este manera es más fácil perder peso de un modo pautado y controlado, con resultados a largo plazo.

Aquí analizamos distintas opciones de snacks:

  1. a) una pieza de fruta
  2. b) un puñado de frutos secos
  3. c) una barrita de cereales

La fruta nos suele aportar alrededor de 100-150 kcal. Los beneficios principales del consumo de fruta son: la fibra que potencia el efecto de saciedad y también ayuda a regular el transito intestinal. Asimismo, contiene altos niveles de vitaminas y minerales.

Un puñado de frutos secos son una opción recomendada para aquellas personas que no disponen de tiempo suficiente. Este alimento nos aporta alrededor de 100-200 kcal. Son ricos en grasa saludable permitiendo el aumento de los niveles de colesterol bueno (HDL). También son fuente de proteína y minerales como el calcio, hierro o el magnesio.

Processed with VSCO with c1 preset

La última opción es la barrita de cereales. Este producto, como muchos otros productos procesados light, contienen bajas cantidad de enegía (kcal). Por el contrario, suelen contener altas dosis de azúcar (>7g de azúcar), algo de grasa trans (grasa no saludable) y poca fibra, proteína, minerales y vitaminas. El consumo de dicho producto produce una subida rápida de azúcar en sangre. Lo que conlleva a una rápida absorción de dicho azúcar, produciendo sensación de hambre más rápido que consumiendo cualquiera de las opciones descritas anteriormente.

Así pues, es aconsejable consumir alimentos lo menos procesados posibles como son la fruta o los frutos secos. Estos cambios nos permitirán estar más saciados, más sanos y mejorar la adherencia a la dieta.




Autora: Martina Rebull @comeypedalea