CONSEJOS/ Cinco razones por las que no consigues tus objetivos. by Mitikofitness

Screenshot_2014-06-29-15-49-31-1

Vamos a ponernos en el supuesto de que llevamos un tiempo haciendo dieta, entrenando, y llevando unas pautas en teoría correctas para alcanzar nuestros objetivos pero estos no terminan de llegar, o nos hemos estancado, pues bien en este post quiero mostraros cinco razones por las cuales puede estar pasando esto, ¡vamos allá!


  1. Fallo en el entrenamiento

 IMG_98431658690482-1 Puede parecer lógico que el entrenamiento es un pilar fundamental en nuestro objetivo fitness, sin embargo no en pocas ocasiones erramos en el planteamiento, o bien  por creer que ciertos entrenamientos nos van a hacer desarrollar musculatura en exceso (creencia habitual en mujeres principalmente) o bien por considerar que “cuanto más mejor” y llevando a cabo  entrenamientos excesivamente largos y pasando horas y horas en el gimnasio, las cuales no sólo frenan nuestro progreso sino que pueden producir sobreentrenamiento y provocarnos lesiones. El entrenamiento debe ser el adecuado, y acorde a cada persona y sus objetivos. Como norma general el entrenamiento de pesas no debe superar los 45-60 minutos, ya que a partir de ese momento los niveles hormonales decrecen y los factores catabólicos se disparan.


  1. Errores en la dieta

La dieta es el otro factor principal en la búsqueda de un cuerpo fitness, muchas veces se piensa que hacer dieta consiste llevar unas pautas alimenticias por un periodo de tiempo determinado, como por ejemplo, comer menos durante un periodo de tiempo para perder peso, y eso no es del todo cierto, la dieta debe ser una constante en nuestra alimentación, independientemente de que en momentos puntuales restrinjamos o aumentemos la ingesta de calorías por un fin específico (por ejemplo dieta de definición).

En ocasiones se opta erróneamente por hábitos alimenticios radicales para alcanzar rápidamente un objetivo, que en caso de alcanzarlo con ese tipo de procedimientos, no suele durar mucho volviendo al estado de forma inicial o a uno peor aún (efecto rebote). Lo ideal es cambiar la mentalidad y pensar en alimentarse en vez de en comer, y crear unas pautas alimenticias sostenibles, que a pesar de que puedan variar en momentos determinados, nos ayuden no solo a alcanzar el objetivo marcado sino a poder mantenerlo en el tiempo de forma saludable.


  1. Ausencia de progresión

Otro error habitual es pensar que hay una dieta o entrenamiento que nos va a venir bien y con el que vamos a alcanzar nuestra meta. Tanto el entrenamiento como la dieta deberá ir evolucionando para ir avanzando en nuestros progresos del mismo modo que lo va a hacer nuestro estado físico, la modificación de parámetros tanto en dieta como en entrenamiento es esencial, por un lado nuestro  cuerpo se va acostumbrando al mismo estímulo, y hay que ir variándolo para promover el crecimiento muscular y por otro en la dieta hay que ir haciendo ajustes para conseguir lo que buscamos. Por eso cuando nos fijamos un objetivo es importante analizar honestamente nuestro punto de partida y trazar la estrategia a seguir para alcanzarlo. No a pocos les sucede que empiezan mejorando a un buen ritmo y de repente la progresión se frena, no hay que preocuparse por ello, puede ser normal, ha llegado el momento de cambiar estímulos, retocar aspectos de la preparación, y seguir avanzando.


  1. Falta de constancia

Ni el mejor entrenamiento ni la dieta más precisa funciona de un día para otro, como en casi todo en la vida, hay que dejar un tiempo para que las cosas funcionen, como es lógico todo tiene un proceso y por ello hay q ser constantes y no rendirse a las primeras de cambio. Con constancia y el tiempo suficiente cualquier objetivo que te marques es posible, pero el primero que tiene que creer en ello es uno mismo, y no abandonar. Muchas veces al principio los progresos son rápidos, y luego la cosa se “estanca” (algo que se suele dar mucho en principiantes) por ello no hay que desanimarse como comenté en el punto anterior la preparación debe ir progresando y evolucionando a medida que los progresos van llegando, ¿el avance se ha frenado? Quizás sea momento de cambiar algo, abandonar no es una opción.


  1. Confiar el éxito en formulas milagrosas.

El único camino existente para lograr el éxito es el trabajo, la constancia, la dedicación, el esfuerzo, etc… en general desconfía de las “formulas milagrosas” que ofrecen grandes resultados en poco tiempo, ni dietas, ni productos, ni entrenamientos “milagro”. Evidentemente hay sistemas, procedimientos y productos que son muy efectivos o que pueden ayudarte a conseguir más rápidamente tu objetivo, pero siempre implican un esfuerzo, un tiempo y dedicación, desconfía de las promesas de resultados sin esfuerzo.


 En conclusión, si ves que no logras tus objetivos o que te has estancado y ya no progresas mira a ver si falla alguno de estos puntos, evidentemente no son los únicos fallos que pueden estar provocando que no avances, pero si son muy habituales y fáciles de detectar.

gim mayoAnte una preparación lo correcto es plantearse un objetivo razonable, es decir, uno puede ser ambicioso pero siempre realista, si eres un principiante no puedes por ejemplo plantearte un cuerpo de competición en tres meses. Una vez marcado el objetivo, toca diseñar la estrategia para lograrlo: dieta, entreno, cardio, suplementación, etc…. Trazada la estrategia toca llevarla a cabo, con sus correspondientes chequeos y modificaciones, como norma general los entrenamientos deben modificarse al menos cada ocho semanas, y la dieta revisarla cada mes (revisar la dieta no conlleva un cambio total de la dieta, en ocasiones son solo pequeños ajustes y modificaciones), estos plazos en momentos concretos son mucho más cortos. Por último, deja un tiempo para poder evaluar si vas por buen camino, no desistas al primer obstáculo, la constancia es fundamental en este deporte, cree en ti mismo, con tu esfuerzo y dedicación, lograrás aquello que deseas, solo es cuestión de tiempo.

Instagram

Facebook

Twitter